March, 2006

Diarios de motocicleta

March 31st, 2006 March 31st, 2006
Posted in Cine
6 Comments »

Diarios de motocicleta es la historia del viaje que realizaron Ernesto Guevara y Alberto Granado por Latinoamérica en 1952. Huyendo del prototipo revolucionario del “Che”, la adaptación cinematográfica de esta historia merece una nota alta. En un brillante juego de caracterización, resalta la evolución que presenta el “Che” desde su salida de Buenos Aires hasta su llegada a la leprosería de San Paulo, en la cuenca del Amazonas. Recibió un oscar por Mejor Canción Original, de Jorge Drexler. Imprescindible para todo aquel interesado en conocer algo más de ese encantador continente que es America Latina, y una buena muestra de cine sudamericano (ha sido realizada conjuntamente entre Argentina,Perú,Chile y Estados Unidos).

“¿Cómo es posible que sienta nostalgia por un mundo que no conocí?”

El teatro mágico

March 21st, 2006 March 21st, 2006
Posted in Madrid
5 Comments »

Linea 6, trayecto comprendido entre ciudad universitaria y Moncloa. Una tarde más de vuelta a mi hogar, tras 8 horas en lo que algunos denominan su segunda casa. Mi vagón de metro es tan gris y triste como cualquier otro vagón de metro de Madrid, a esta misma hora. La práctica totalidad de las personas guarda silencio, mientras sus rostros reflejan un cansacio posiblemente inevitable a esa hora de la tarde. Es un vagón homogéneo, de aire ligero pero rancio. La mayoría de las personas no disfrutan de ninguna compañía, se limitan a asumir que otro día ha acabado, y mañana otro comenzará.
[rutina]
Los que mas suerte tienen comparten una onírica conversación con su compañero de estudios/trabajo/fatigas.

De repente, alguien que no encaja irrumpe en el vagón. No encaja por el hecho de que es un elfo, o se disfraza con bastante éxito del mismo. Quebrando violentamente el tedio silencio imperante en la zona, hace que el enrarecido aire comience a salir por la ventana, a pesar de estar las mismas cerradas. Me tira una pelota, mientras me grita una cadena de palabras que a duras penas consigo descifrar por la sorpresa. Se la devuelvo. Vuelve a lanzármela, indicándome que su destinatario debe ser otro. Al girar la cabeza, descubro una chica sola en el asiento, y con malicia la paso aquel extraño balón, quizás aquel sentimiento. Su mirada tiene un tinte de furibunda ira, y sin embargo su expresión me pide compartir el momento. Con una sonrisa, lanza el balón hacia un destino al cual mi campo visual no puede acceder. El señor elfo continua con su festival de danzas, saltos y gritos, en un vagón que hasta hace unos segundos no era mas que el reflejo de la deshumanizada y al mismo tiempo indispensable ciudad en que se ha convertido Madrid. Un chico, que no debe superar los 20 años busca en mi mirada su complicidad, que se la confirmo con una sonrisa. Algo irreal ha ocurrido en pocos instantes en el que posiblemente sea el lugar y el instante en el que más impera la rutina y el aburrimiento de toda la ciudad.

El vagón tenía un destino para mi, Moncloa. Preparo mis monedas para recompensar a aquel extraño individuo por tan inusitado espectáculo. Sus últimas palabras se quedan marcadas especialmente en mí:

“Espero que les haya quitado unas lágrimas, arrancado unas sonrisas, y que no pierdan la esperanza”.

Sale del vagón justo por delante mía, sin haber hecho ningún gesto extendiendo alguna boina, o algún recipiente desgastado donde recoger su sustento. Tengo el tiempo justo de intercambiar una furtiva mirada con el. Creo que ha sido de agradecimiento, quizás de sorpresa, no sabría decirlo. Pero casi dejo derramar una lágrima, y presiento que la mayoría de la gente que me ha acompañado está en mi situación.

Escatología

March 19th, 2006 March 19th, 2006
Posted in General
1 Comment »

No me gusta la política. Cada vez que tengo ocasión de enzarzarme en una discusión sobre este tópico, suelo evitarlas, porque es un tema que me repugna. Desde que me empecé a plantear dudas existenciales, el interés por la política ha ido en descenso. He tenido la posibilidad de participar en 5 elecciones, pero todavía no he depositado mi voto. Pero hoy una cosa me ha hecho pensar “basta”.

Este domingo, en una entrevista publicada en ‘El País’, Cándido Conde-Pumpido responde a la medida adoptada por el juez Grande-Marlaska (prisión preventiva para ciertos dirigentes de batasuna) y afirma que “es grave” que el magistrado “prescinda de la posición del ministerio público”. ¿Desde cuando un señor fiscal general del estado tiene que hacer una valoración de una decisión judicial? ¿Que problema existe al intentar comprender las palabras “separación” y “poderes”? Sencillamente, cada día estoy más asqueado. Si no son unos, son otros los encargados de hacer que un porcentaje importante de nuestro país tenga las ideas menos claras sobre en que mundo vivimos. Estamos dando pasos agigantados hacia atrás, y creo recordar que en el pasado, las cosas no fueron demasiado buenas. Asco me da, entre cosas, lo que tengo que vivir cada fin de semana en el trabajo, contemplar el panorama que nos espera a todos los jóvenes de hoy día; creo que he crecido demasiado rápido en el terreno de la desconfianza en el futuro. Y siento miedo (quizás pena) porque no seamos capaces de mandar a todos estos señores a joder a su puta casa.

Pensamiento de las 22:34

March 15th, 2006 March 15th, 2006
Posted in Misticismos en la vida
4 Comments »

El alcoholismo es un pecado que arrastro desde mi mas tierna infancia, aunque ciertas situaciones contribuyen desmesuradamente a aumentarlo.

Leyendo: La sombra del viento
Escuchando: The Postal service

Amsterdam

March 14th, 2006 March 14th, 2006
Posted in Exposición fotográfica
1 Comment »

Actualización importante: poner todas las fotos es un coñazo, así que voy a generar una galería, y le voy a mandar a Jorge (que me las pidió) todas en un rar, si alguien tiene interés, que rece para que pueda mostrarlas, y si no, siempre puede pedir alguna concreta

Remember…

March 8th, 2006 March 8th, 2006
Posted in Misticismos en la vida
6 Comments »

“Estimada Cristina: Ayer recibí una misiva de tu abogado donde me invitaba a enumerar los bienes comunes, con el fin de comenzar el proceso de disolución de nuestro vínculo matrimonial. A continuación te remito dicha lista, para que puedas solicitar la certificación al Notario (…)(…) y tener listos todos los escritos antes de la comparecencia ante el tribunal.

Como verás, he dividido la lista en dos partes. Básicamente, un apartado con las cosas de nuestros cinco años de matrimonio con las que me gustaría quedarme y otra con las que te puedes quedar tú. Para cualquier duda o comentario, ya sabes que puedes llamarme al
teléfono de la oficina (de ocho a cuatro) o al móvil (hasta las once) y estaré encantado de repasar la lista contigo.

COSAS QUE DESEO CONSERVAR:

– La carne de gallina que salpicó mis antebrazos cuando te vi por primera vez en la oficina.
– El leve rastro de perfume que quedó flotando en el ascensor una mañana, cuando te bajaste en la segunda planta, y yo aún no me atrevía a dirigirte la palabra.
– El movimiento de cabeza con el que aceptaste mi invitación a cenar.
– La mancha de rímel que dejaste en mi almohada la noche que por fin dormimos juntos.
– La promesa de que yo sería el único que besaría la constelación de pecas de tu pecho.
– El mordisco que dejé en tu hombro y tuviste que disimular con maquillaje porque tu vestido de novia tenía un escote de palabra de honor.
– Las gotas de lluvia que se enredaron en tu pelo durante nuestra luna de miel en Londres.
– Todas las horas que pasamos mirándonos, besándonos, hablando y tocándonos. (También las horas que pasé simplemente soñando o pensando en ti).

COSAS QUE PUEDES CONSERVAR TÚ:

– Los silencios.
– Aquellos besos tibios y emponzoñados, cuyo ingrediente principal era la rutina.
– El sabor acre de los insultos y reproches.
– La sensación de angustia al estirar la mano por la noche para descubrir que tu lado de la cama estaba vacío.
– Las náuseas que trepaban por mi garganta cada vez que notaba un olor extraño en tu ropa.
– El cosquilleo de mi sangre pudriéndose cada vez que te encerrabas en el baño a hablar por teléfono con él.
– Las lágrimas que me tragué cuando descubrí aquel arañazo ajeno en tu ingle.
– Jorge y Cecilia… Los nombres que nos gustaban para los hijos que nunca llegamos a tener.

Con respecto al resto de objetos que hemos adquirido y compartido durante nuestro matrimonio (el coche, la casa, etc) solo comunicarte que puedes quedártelos todos. Al fin y al cabo sólo son eso:… objetos. Por último, recordarte el n º de teléfono de mi abogado (…….) para que tu letrado pueda contactar con él y ambos se ocupen de presentar el escrito de divorcio para ratificar nuestro convencimiento. Afectuosamente, Roberto.”

Carta Ganadora del III Concurso Antonio Villalba de Cartas de Amor.
Web del concurso: www.escueladeescritores.com – Relato escrito por Susana López Rubio.

March 8th, 2006 March 8th, 2006
Posted in Misticismos en la vida
No Comments »

Mi amo, mi jefe, mi todo; al igual que el planeta Tierra, no constituye una esfera perfecta sino que está ligeramente achatado por sus polos. De la misma forma la luna ejerce sobre él una influencia devastadora, cinco días antes y cinco después antes de que esta alcance su plenitud su comportamiento se torna violento, hosco, huraño. A veces lo encontramos debajo de su mesa, en la sala más oscura del despacho, bañado en sus propios orines y desollando algún gato que ha cazado esa noche. Otras se sube a los archivadores y le aúlla a la luna de los morosos.