January, 2012

The Bears Are Awaken

January 6th, 2012 January 6th, 2012
Posted in Cartas...cartas... cartas..., Misticismos en la vida
3 Comments »

The Bears Are Awaken es una imagen de Sara Bonde

He sido el hombro para un amigo últimamente, y todas mis camisetas se encuentran bañadas en sus lágrimas. Mientras escucho la misma historia una, y otra, y otra vez en nuestro café favorito, con tan sólo pequeñas variaciones aquí o allí -como un disco roto por el devenir del tiempo- me esfuerzo en poder encontrar las palabras adecuadas para esta sinfonía universal del dolor del corazón. Me esfuerzo inútilmente, porque no existen estas palabras.

Una verdad palpable es que siempre nos encontramos en movimiento perpetuo, en uno u otro sentido. Somos un verbo, y no un sustantivo. Y no importa cuán profundo sea el agujero negro, siempre seremos más rápidos que la velocidad de la luz y seremos capaces de encontrar la salida y otear la claridad al final del túnel. Aunque no siempre es la claridad que uno espera.

Es curioso cómo durante el invierno apenas se puede recordar el calor del verano, a pesar de haberlo sentido mil y una veces. Entendemos el concepto de verano: sabemos que es una temporada en la que podemos andar descalzos, que contiene pájaros y flores, y sentimientos cálidos al compás de largos y verdes días. Pero nuestro cuerpo se olvida. Los asuntos del corazón se comportan de una manera similar.

Así recuerdo mi propio viaje al invierno (con cicatrices heladas que no duelen, aunque lo intenten). Podría parecer el final de la historia, pero no el de uno mismo. Somos un libro entero, ¿recuerdas?. Soy profeta y pecador en el mismo terreno. Atender a mis propias directrices lógicas es un anhelo imposible: parece que en estos asuntos uno no sólo es ciego, sino también sordo (por desgracia, no mudo).

Justo cuando el Sol comienza a levantarse un día inesperado, el corazón sale de su tumba y se da cuenta de que todavía es muy caliente para ser Enero. Sin embargo, advierte que el calendario muestra ya la página correspondiente a Junio: que los días contienen pájaros y flores, y que ya no queda ningún rastro de nieve. En ese momento, de no ser por las fotos que aún conserva, se pensaría que nunca existió una cosa como el invierno. Que debió ser una broma de mal gusto. El pasado puede ser como un payaso de circo borracho intentando divertir a unos niños en su primera comunión. Casi te dan ganas de reír.

¿Pero que otra cosa se puede hacer cuando ella, sencillamente, no está interesada en tí?

En cualquier caso, rebobinemos hasta el invierno…

La mala

La mala es la que te hace llorar. Ocurre cuando todavía eres incapaz de creer que esto te esté pasando a tí (¿Por qué? Tú eres invencible). Cuando te postras sobre tus imaginarias rodillas y suplicas que su sombra se convierta en carne. Ni siquiera eres religioso, pero crees que debería haber un dios para estos momentos. Nunca la cueva de tus reflexiones se encontró tan superpoblada por todos aquellos pensamientos tan oscuros, colgados del techo como murciélagos.

Te crees como el único vampiro en el Underworld que está enamorado de un ser humano. Un amor tan grande que literalmente se come tu desayuno cada día. El gran chico se encuentra ahora en pañales.

No puedes recordar tus días de guerrero. Todo lo que quieres es un vaso de chocolate caliente con unas gotas de veneno (por veneno naturalmente me refiero a alcohol) y arrastarte de vuelta al vientre de tu madre (o al hombro de tu padre), sin importar que tengas 20 o 50. Porque si el amor no conoce edades, el corazón no sabe como quedarse sólo -y no debería.

Así que si ella no devuelve las llamadas, e-mails o tus metáforas (o cualquier concepto o cosa pegajosa que puedas estar lanzándola), es posible que realmente esté cuidando de sus abuelos enfermos -tal y como te señaló- y no la queden fuerzas para dedicártelas a tí. También podría ser que sencillamente esté recomponiendo su vida, y la última cosa de la que quiere preocuparse en este momento eres tú.

Quizás ella esté enamorada del Yoga en lugar de estarlo de tí. Sin embargo, tu no dejas escapar a los celos porque sabes cuál es el siguiente paso: consigue un instructor de Yoga, dos semanas de entrenamiento intensivo y la probarás algo. O eso es lo que tú te crees.

Pero cuando apagas las luces y ella no está allí, recuerdas que la mayoría de las personas se sienten solas e incomprendidas, y acaban el día debajo de sus sábanas con los pies fríos. Tanto frío que si por casualidad (o por una ley universal y tácitamente no escrita) aquella persona perfectamente extraña con la que pudieses sentir una mutua desafección apareciese dejando una noche helada y azul detrás suya, como si un consciente Van Gogh la hubiese pintado especialmente para tí, nunca estarías demasiado ocupado o cansado para abrirla la puerta

La fea

Esta es la parte en la que tu vida se convierte en una comedia patética y ridícula (por supuesto, conserva algunos pequeños granos de diversión). Esto es como si el sadomasoquismo mental fuese una función divertida de observar en tu propio restaurante.

El punto clave es no esperar hasta que ella diga “no eres tú, soy yo”. ¡Por supuesto que eres tú! Yo no estoy rompiendo conmigo mismo, ¿verdad? En situaciones especialmente desesperadas uno se acerca para dar un abrazo o un tibio beso en la mejilla. Por lo menos, admite que es ella. Esto le da la esperanza de permanecer. Pero en su lugar, debería dar alas para salir huyendo de allí.

Si por algún otro evento desafortunado golpeas la cabeza contra la pared en este momento, te encontrarás tomando una carretera directa a la locura, tan sólo a unos pocos kilómetros. Con el problema añadido de que ya no tienes 15 putos años. Esto acaba llevando a muchos escenarios de locura que no merecen la pena ser desvelados: llamadas que se acaban descolgando, futiles cartas que nunca serán abiertas y en general pequeñas gotas de esperanza unidireccionales que nunca encontrarán un par allá en el mundo real.

La buena

No voy a decirte esto, porque ni tengo ni idea de cuán grande o pequeña será la tuya. Pero la primavera existe, puedo jurarlo. Y el verano es puro éxtasis. Así que si tienes tiene que arrastrarte o gatear por ahora, haz eso. A veces no hay otra forma de salir del infierno que caminar hacia atrás y descalzo por el fuego para coger impulso y saltar lejos de allí.

Lo que podrías hacer es buscarte un poco de té para leer estas futuras cartas que todavía no me ha enviado. Él (ella) trató de mandártelas por correo, pero parece que te has mudado, o quizás que simplemente no estás en casa o el buzón está siempre lleno.

Querido no amado amante,

Sé que ahora aspiras a ser tú mismo, pero trata de ver el lado menos apocalíptico de las cosas. No amas a alguien debido a sus reacciones a tu amor, sino debido a sus acciones en tu vida.

Amas esas acciones desde un lugar que ya has habitado, y con la esperanza de que pueda ayudarte a convertirte en una mejor versión de ti mismo; nada a la superficie, no te ahogues en un dolor sin sentido.

Si tu amor se puede considerar verdadero y no sólo balanceo o enamoramiento adolescente, no tienes que sentirte humillado por mi respuesta. Y si se trata de enamoramiento adolescente, a continuación, vete a por algo de comida sana y observarlo en la caja tonta.

Tu amor es libre, vivo, se mueve, y nunca puede ser cancelado o perderse. Pero siempre se puede reciclar -en arte, música, palabras, y todo tipo de servicio a los demás seres.

Ponte a trabajar, ya. El amor es un movimiento, no un sentimiento.

{…}

Estimado amante rechazado,

Tómate un descanso. ¿No estás cansado de los excesos? Vete a dar un paseo, a hablar con un amigo (están forzosamente obligados por ley a escucharte a no ser que se desmayen).

Comer un poco de verdura, cuenta chistes, mira vídeos divertidos, nota como todo lo vivo y lo nuevo es viejo bajo el sol. Hazte con una mascota que te ame incondicionalmente (mejor que nada, ¿no?). Respira adentro, afuera, profundamente, poco a poco.

Tus pulmones no van a doler siempre

{…}

Estimado amante loco,

Zanja el drama. Es agotador. El amor no se supone que deba ser la guerra. Sé que parece ser la mujer más bella del mundo, pero créeme, no lo es.

Hay más belleza que fealdad en la mayoría de la gente, todo depende de las circunstancias y del tipo de gafas que estemos usando. Cada belle puede convertirse en una bruja, simplemente dála un par de meses. Nada ni nadie es perfecto.

Todo el mundo va al baño y no es bastante.

{…}

Estimado amante insatisfecho,

Puedes creer que nadie puede darte lo que ella te da, y tal vez tengas razón: ella es única y habrá una ciencia formal que estudie todo lo que es capaz de hacer. ¿Pero y si alguien te pudiese dar más?

Tus sentimientos no estarán de acuerdo, porque tendemos a ver el vaso medio vacío. Pero si necesitas un cerebro para pensar en este instante, puedes tomar el mío sin ningún problema: estoy algo más adelantado en el futuro, y todo lo que puedo decirte es que allí te ves bien.

La puerta de tu jaula está desbloqueada. Eso sí, no mires hacia atrás hasta que estés demasiado lejos para volver.

{…}

Estimado y encantador amante,

Te mereces mucho más. Sea cual sea tu amor ideal debe estar vivo en algún lugar, y si no se ha materializado todavía, es mejor que sea el tiempo el que lo traiga hasta el momento presente, antes de lamentarse porque nadie se da cuenta de tu grandeza.

¿Por qué esta debe ser diferente de todas las lecciones que la vida está tratando de enseñarte? Lo que te hace feliz y te llena debe de ser real – si aún no está en tus manos – de lo contrario no sería real tampoco.

Si una planta necesita luz solar para sobrevivir y florecer con la vida, es lógico que debe haber un sol en alguna parte.

Y si ella estaba fuera de lugar accidentalmente en la sombra, ¿no la animarías a hacer todo lo posible para acercarse hacia la luz?